PIENSA GLOBAL, FABRICA LOCAL. MADE IN BARCELONA 

El sector textil fue el motor de la industrialización en Cataluña y el de más peso económico hasta los años setenta. Después, el sector experimentó una importante reconversión para adaptarse al nuevo entorno internacional caracterizado por la creciente globalización de las actividades y la irrupción de los países emergentes. Esta pérdida de peso económico se agravó con la crisis del 2007.

La estructura del sector en Cataluña está formada por 4.115 empresas con un volumen de negocio de 4,7 millones (idescat 2016). Representa un 4,6% de la producción industrial catalana y un 9,7% del empleo industrial. La mayoría son empresas de pequeñas dimensiones y de origen y gestión familiar. Solo un 3% se pueden considerar como medianas y grandes.

El sector catalán mantiene toda la cadena productiva, desde los hilados a los productos confeccionados, además de importantes servicios industriales, como son el diseño, la logística o la distribución, y también cuenta con suministradores especializados, como los de tecnología textil y los de productos químicos específicos para el sector. También genera una multitud de puestos de trabajo indirectos, contabilizados en otros sectores de la industria y/o los servicios que dependen de la evolución de la actividad en la rama textil y de la confección.

La actividad textil está muy concentrada geográficamente, ya que siete comarcas reúnen el 82% de la ocupación total: el Vallès Occidental y Oriental, Maresme, Barcelonés, y las comarcas centrales (Anoia, Bages y Osona).

Barcelona es reconocida mundialmente como ciudad de diseño y la creatividad aplicada a muchos ámbitos, uno de ellos es la moda.

El Vallés Occidental destaca principalmente como tejedor, hilandero y tintorero, especializado en lana.

El Maresme está especializado en la fabricación de tejidos y artículos de vestuario de género de punto circular, tanto de pequeño como de gran diámetro, convirtiéndose en un clúster de referencia en género de punto.

La base industrial de la comarca del Bages es la hilatura y la tejeduría del proceso algodonero, también cabe destacar la cintería, preferentemente localizada en Manresa y la fabricación de artículos textiles para el uso higiénico-sanitario.

La comarca de Anoia destaca por tener un clúster textil-moda, dentro del sector textil la mayoría de las empresas están especializadas en género de punto. Cabe destacar también la industria del cuero y calzado.

En la plataforma Cooperatextil hemos recogido de forma eshaustiva empresas y talleres que ofrecen servicios textiles de diferentes especialidades.

Los ayuntamientos que impulsan Cooperatextil forman parte de ACTE (Asociación de Colectividades Textiles Europeas), que tiene por objetivo principal diseñar y llevar a la práctica acciones destinadas a aumentar la competitividad del sector textil de las diferentes regiones europeas.

Entitades de referencia:

Mataró: Agente de dinamización del tejido productivo local, soporte a emprendedores y gestor de Cooperatextil: TECNOCAMPUS; T. 931 696 502 info@cooperatextil.cat

Sabadell: Oficina de atención a la empresa y el autónomo/a (Vapor Llonch), Ajuntament de Sabadell; T. 937 453 161 sbdempresa@ajsabadell.cat

Manresa: Centro de Desarrollo Empresarial (CEDEM), Ajuntament de Manresa; T. 938 78 76 25 cedem@ajmanresa.cat

IgualadaDinamización Económica, Ajuntament d’Igualada; T. 938 055710 ignovaocupacio@aj-igualada.net

Terrassa: Servicio de Promoción Industrial, Ajuntament de Terrassa; T. 937 397 000 promocio.industrial@terrassa.cat